Beneficios de la naturaleza para los niños.

Actualizado: mar 26




Actualmente muchos niños crecen sin salir de un entorno urbano y su contacto con las plantas, los animales y los ambientes naturales llega a través de la escuela, libros o videos.


Hay pediatras, educadores y psicólogos que ya hablan del síndrome o trastorno por déficit de naturaleza, un mal que afecta a los niños que viven alejados del contacto con entornos naturales y que se manifiesta en forma de obesidad, estrés, trastornos de aprendizaje, hiperactividad, fatiga crónica o depresión, entre otros síntomas.


Los expertos afirman que, privados de esas experiencias con la naturaleza, esos niños pierden importantes espacios de desarrollo cognitivo y emocional, capacidad de exploración, de creatividad, de destreza para la con­vivencia y para la resolución de problemas.


Por estos motivos, te enseñamos cuáles son los beneficios que puede aportarle a los niños tener un contacto con la naturaleza:


En primer lugar, los hace más seguros y autónomos. La naturaleza ofrece una cantidad muy elevada de estímulos, por lo que el contacto con ella produce que los niños se muestren más tranquilos y serenos, más independientes, con menos miedos, más integrados con el resto del mundo. Encontrarse en un espacio abierto, con sensación de libertad y teniendo la capacidad de moverse libremente, es fundamental para el desarrollo de sus habilidades de movimiento, pero también es un estímulo para sus neuronas, sus emociones y su aprendizaje.


En segundo lugar, produce que estén más despiertos. El contacto con la naturaleza incide directamente en el movimiento. Caerse, levantarse, ejercitar los músculos, son algunos de los estímulos que favorecen el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo.

Estas actividades provocan al niño sensaciones que, a su vez, suscitan emociones, y esas emociones son luego importantes para construir el conocimiento, porque lo que aprendemos vinculado a emociones se graba más fácilmente en nuestra memoria.


En tercer lugar, hace que se mantengan más equilibrados y sanos. El contacto con un ambiente natural mejora las habilidades motrices de los niños. Además, al permanecer en contacto con la naturaleza permite que sientan menos emociones negativas, sean más observadores y se muestren más agradecidos.


Por último, les otorga un mejor aprendizaje. Los espacios naturales se convierten en un gran recurso pedagógico para educar la percepción de los niños, permitiendo que los mismos aprendan a discriminar, a categorizar y a ordenar la información. Estos beneficios ayudan a que estrechen vínculos afectivos con la naturaleza y los seres vivos y a desarrollar sentimientos de respeto y de protección del medio ambiente.

0 vistas

Tu lugar al aire libre

  • whatsapp logo blanco-01